Mi vida en tus labios

Tus labios,
¿Qué es lo que lo que ven mis ojos?
¿Son sólo labios?
Si es así, entonces, ¿por qué siento que nado?
No es el mar, son tus labios.
Pero… ¿Por qué me estremezco?
No es un sismo. Son tus labios.
¡Oh, sí…! ¡Qué bien me siento!
No es una droga, ¿o sí? Son tus labios.
¡Ah! ¿Qué pasó? La vista me ha engañado.
No. No es un espejismo. Eran tus labios.
Bien. Pero mal. Estoy poseído.
No es un hechizo. Son tus labios.
Lo admito, al parecer, la cabeza he perdido.
Pero no es una espada. Son tus labios.
Ya sé, ya sé, ya sé. La pasión me ha devorado.
Para algunos: pecado. Para mí: tus labios.

No lo puedo creer, ¿Por qué estoy escribiendo?
No es una tarea, no es una clase. Son tus labios.
¡Oh, por Dios! Me siento condenado,
A tus labios.

Anuncios

3 comentarios sobre “Mi vida en tus labios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s