Perfecto equilibrio que confecciona el amor

[Foto de: pixabay]

Para encontrarla tuve que perderme;
para amarla más, tengo que negarme;
para encontrarnos: yo voy y ella viene,
para escucharla tengo que callarme.

Cuando lejos está y no la veo, la extraño;
cuando aquí está, me siento un extraño.
Su lejanía me enajena y enloquece,
su cercanía me desarma y estremece.

La pierdo y me pierdo,
la encuentro y me pierdo,
cuando en sus brazos estoy,
es ella y no sé lo que soy.

Si me quiere con vida, debe volver a mí.
Al volver a mí, ya no vivo, ella vive en mí.
Yo muero por ella, ella vive por mí.
Yo vivo por ella, ella resucita en mí.

Es un perfecto equilibrio
el que demanda el amor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s