Como el olor de la tierra

Como el aroma de la tierra,
tan variado como eso,
tan valioso y tan sublime,
pero sin quitarle las pisadas,
las basuras, la tala, el ultraje,
el uso-y-abuso.
Sin embargo, siempre puro,
siempre vivo, siempre alcanza,
nunca falta, nunca está demás.
Y aunque parezca confundirse
con fétidos olores, asfixiantes
y agobiantes, y no se le precise
ni demande, Él siempre está.
¡Vaya, sí que se le parece!
No obstante, lo trasciende.
Como el olor de la tierra,
así es su amor por nos.

Publicado por Álvaro Hurtado

Soy seguidor de Jesús, un papá feliz, teólogo, docente consagrado, aprendiz de poeta, melómano, amante de la naturaleza, respetuoso de la diferencia, fans del liderazgo femenino, soñador consumado...

2 comentarios sobre “Como el olor de la tierra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: