Como el olor de la tierra

Como el aroma de la tierra,
tan variado como eso,
tan valioso y tan sublime,
pero sin quitarle las pisadas,
las basuras, la tala, el ultraje,
el uso-y-abuso.
Sin embargo, siempre puro,
siempre vivo, siempre alcanza,
nunca falta, nunca está demás.
Y aunque parezca confundirse
con fétidos olores, asfixiantes
y agobiantes, y no se le precise
ni demande, Él siempre está.
¡Vaya, sí que se le parece!
No obstante, lo trasciende.
Como el olor de la tierra,
así es su amor por nos.

2 comentarios sobre “Como el olor de la tierra

Responder a Pippo Bunorrotri Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s