Compañera

Eres un encanto de persona,
tu timidez y sigilo honran tu belleza.
Eso y muchas otras cosas explican
Mi fascinación y encantamiento.
Sé que prometí no molestar,
sin embargo, sacarte de mi cabeza
es cosa muy compleja y no ayudan
mis sueños, tu sonrisa, tu recuerdo.

Perdona que ahora dé licencia
a mis palabras que confiesan
la combustión que incesantemente
por ti se produce en mi corazón.
Perdona por mi impertinencia,
pocas veces mis letras atraviesan
la barrera que me hace inmerecerte,
pero en mí no cesa la ilusión.