Perdido en el horizonte

Miro sin verte. Es triste. Por más que miro, no logro verte. ¡Oh! ¿Qué es lo que miro? No veo nada. Vuelvo a mirar, y nada. En un instante, volveré a mirar, sé que no podré verte, pero no dejo de mirar. Pasan las horas, sigo mirando, tú no te asomas, y sigo mirando. No … Continuar leyendo Perdido en el horizonte